lunes, 19 de diciembre de 2016

BACHA BAZI

Varias familias de víctimas han alzado la voz ante una de las tradiciones centenarias más oscuras que ocurren en Afganistán: el “bacha bazi”, una práctica pederasta que consiste en convertir a niños y adolescentes en travestis y esclavos sexuales.

“Bacha bazi” significa “jugar con niños” en dari, una de las dos lenguas oficiales del país. Quienes en general resultan afectados son menores que residen en sectores rurales, periféricos o de extrema pobreza.

Esta práctica pederasta en la que el niño es considerado un juguete que se usa para obtener placer y distraerse es, según los expertos, una de las violaciones más crueles de los derechos humanos en este país, y una fuente de conflicto y de inseguridad.

¿Cuán extendida está esta práctica?

“Las mujeres existen para educar a los niños, los muchachos para dar placer”, suele decirse en varias regiones afganas.

La práctica del “bacha bazi”, -que fue prohibida por los talibanes cuando estuvieron en el poder en Afganistán entre 1996 y 2001-, ha vuelto a surgir en los últimos años y es común en zonas rurales del sur y del este del país, así como en las regiones tayikas del norte.

Jefes de guerra, comandantes, policías o políticos. Cualquier persona rica o influyente podría caer en la tentación y querer tener en casa a un “bacha”, símbolo de su autoridad e influencia.

Vestidos de mujeres, maquillados y con el cabello a veces teñido, estos chicos de entre 10 a 18 años son usados como bailarines y juguetes sexuales durante veladas entre hombres.

Sorprendentemente, esta práctica es ampliamente aceptada en un país que por otro lado condena la homosexualidad como una perversión prohibida por el Islam.

¿Por qué se ha desarrollado esta práctica?

La segregación de género dentro de la sociedad afgana y la falta de contacto con las mujeres contribuyeron al desarrollo del “bacha bazi”, estiman las asociaciones de defensa de los derechos humanos.

Pero también prosperó a falta de un estado de derecho y de acceso a la justicia, así como debido a la corrupción, el analfabetismo, la pobreza, la inseguridad y a presencia de grupos armados, indicó la Comisión Independiente de derechos humanos en Afganistán (AIHRC) en un informe publicado en 2014.

En éste, subrayaba que la ley afgana castiga la violación y la homosexualidad, pero no contiene ninguna disposición precisa sobre el “bacha bazi”, por lo que hay un “vacío y una ambigüedad” del sistema sobre el tema.

“Varios adeptos del ‘bacha bazi’ tienen contactos dentro de los órganos de seguridad y con sus influencias y sobornos evitan ser sancionados”, afirmó la Comisión.

¿QUIENES ON ESTOS MUCHACHOS?

Los “bachas” son secuestrados o a veces vendidos por sus familias pobres.

“Las víctimas, que son violadas regularmente, sufren graves traumas psicológicos”, denunció la AIHRC en su informe. “Presentan signos de estrés y de pérdida de autoestima, desesperanza y pesimismo. El ‘bacha bazi’ despierta temor entre los niños, pero también sentimientos de venganza y hostilidad”.

No obstante, muchos de los adolescentes que sufrieron esta práctica la perpetúan a su vez cuando son adultos, manteniendo el ciclo de violencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...